Con-Ciencia Sostenible

Desarrollo Sostenible? Tecnologías y Sostenibilidad? Ciudad sostenible y pobreza? Progreso y Cultura? Economía global y Derechos humanos? Ética y globalización? Comentemos...

27 de juny 2005

Biodiversidad, transgénicos y cultura

Grain.org es una asociación que promueve el manejo y uso sustentable de la biodiversidad agrícola basado en el control de la gente sobre los recursos genéticos y el conocimiento tradicional.
También podéis bajaros la Revista Biodiversidad.
La última entrega de la revista es sobre Trangénicos y Bioseguridad en América Latina.

20 de juny 2005

Libros clásicos en formato electrónico

Library of economics: Aqui podéis encontrar clásicos de economia que os podeis bajar de manera libre (versión completa).

En estos otros sitios también encontraréis libros completos pero de temas más diversos y en castellano.
eBooket
pide tu libro
filosofos.org

17 de juny 2005

Pa'meditar...

"Concebido únicamente de manera técnico-económica, el desarrollo se encuentra en un punto insostenible incluyendo el desarrollo sostenible. Es necesaria una noción más rica y compleja del desarrollo, que no sólo sea material sino también intelectual, afectivo y moral...

El siglo XX no ha abandonado la Edad de Hierro planetaria: se ha hundido en ella."

Morin,Edgar. Los 7 saberes necesarios para la eduación del futuro. Ediciones Piadós. Barcelona, 2001. ISBN: 84-493-1076-8.

16 de juny 2005

Resumen TRT Edgar Martinez Arcos

LA COOPERACIÓN INTERNACIONAL Y EL DESARROLLO DE LA EDUCACIÓN EN AMÉRICA LATINA. UNA PRIMERA APROXIMACIÓN
edgar.martinez@catunesco.upc.edu

En los inicios de la década de los años sesentas América Latina pasa a ser objeto de los “beneficios” del sistema de cooperación internacional para el desarrollo, en el marco general de las relaciones capitalistas de producción que determinaron un amplio espectro de dependencia externa y dominación interna. Han pasado más de cuarenta años y la realidad de esta región del planeta es cada vez más lacerante, hoy se debate en medio de la pobreza, el hambre, el desempleo, la corrupción ............, y así como van las cosas, la luz al final del túnel no se visualiza con claridad.
En el campo de la educación la situación no puede ser mejor, ni los recursos financieros peor aún los técnicos venidos desde el Norte en calidad de cooperación, han servido para mejorarla. A la vista de todos está un sistema educativo que en la mayoría de países de la región se desmorona de a poco, con modelos pedagógicos obsoletos centrados en la copia y no en la construcción de conocimientos, con unos docentes mal formados y mal pagados, con porcentajes de analfabetismo clásico que en algunos países superan el 20% (se suma el analfabetismo tecnológico), con la presencia de problemas de antaño como la exclusión escolar de cientos de miles de niños y de jóvenes, o el famoso divorcio entre la educación y las necesidades del aparato productivo .......... En este contexto las preguntas sobran:
· Para qué ha servido la asistencia técnica y financiera emanada desde la “filantropía” de los países del Norte?
· Cuáles son las finalidades reales que persigue la cooperación internacional?
· La cooperación internacional se inscribe en el marco de las relaciones solidarias o predomina en ellas el criterio del mercado?
· Acaso una buena parte de la deuda externa que agobia a los países de América Latina no es una consecuencia de los créditos otorgados en el marco de la cooperación internacional?
· Acaso la escasez de recursos económicos para el desarrollo educativo en América Latina no tiene como causa principal a los altos porcentajes del PIB que los países deben orientar al pago de los intereses y de otros servicios de la deuda externa?
· Por qué las agencias multilaterales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo, imponen sus políticas como condición imprescindible para entregar sus créditos?
· Si estas agencias imponen políticas, consultores, inclusive en muchos casos se conoce que obligan la realización de contratos para adquisición de recursos tecnológicos y materiales, por qué no se responsabilizan de los resultados de los proyectos?
· Por qué los países de donde nace la idea del actual proyecto de Canje de Deuda por Educación, son los mismos países proveedores?
· Con todos estos cuestionamientos, es ética la cooperación financiera y tecnológica que los países del Norte prestan a los países del Sur?
· No será que a través de la cooperación internacional los países del Sur continuamos financiando el derroche y el consumismo de los países del Norte?
· No será mejor que los países del Sur debamos prescindir de la “filantropía” de los países del Norte?
· Acaso con este tipo de cooperación no estaremos eternizando el subdesarrollo de los países pobres?
En medio de este océano de cuestionamientos, y por lo menos hasta donde hemos avanzado en el presente estudio, establecemos que la cooperación internacional no ha cumplido con las expectativas que tienen los países del Sur, en consecuencia es necesario repensarla, realizarla de otra manera por quienes intervienen en ella: gobiernos, agencias, ONGs, es necesario llevar a cabo una cooperación más ética y menos injusta, retrabajando sus concepciones de solidaridad, desarrollo, relaciones internacionales ...................
En esta línea, algunas recomendaciones a propósito de mejorar la cooperación internacional para el desarrollo educativo de los países de América Latina, en el marco del pensamiento sostenible, son las siguientes:
· El sistema de cooperación internacional no debe alentar en los países del Sur la práctica y vigencia del modelo occidental de desarrollo (industrialismo), centrado en la depredación del planeta y en la destrucción de la diversidad cultural. No se puede cerrar los ojos a la realidad, el modelo es tan irracional que a mayor desarrollo genera mayor inestabilidad y desequilibrio de la naturaleza y de la sociedad
· Es imprescindible repensar al modelo de desarrollo occidental, caracterizado por ser en esencia excluyente. A mayor riqueza, el modelo genera mayor concentración, mayor pobreza y mayor destrucción de los ecosistemas.
· Las políticas de las agencias de cooperación internacional deben sustentarse en concepciones holistas de desarrollo, que llevarían a considerar la existencia de tantas cosmovisiones cuantos sujetos sociales existen, en consecuencia no hay un solo futuro sino varios futuros, tampoco hay uno sino varios paradigmas de desarrollo.
· Como una verdad irrefutable, la cooperación internacional debe orientar sus mejores esfuerzos al logro del desarrollo humano en los países pobres, en un ambiente de respeto y convivencia con la naturaleza. Privilegiando la formación ética, el culto a la inteligencia y la promoción de la personalidad humana. Estamos de acuerdo que el desarrollo económico siempre será importante, sin embargo, no debe perderse de vista jamás su función instrumental.
· Las agencias y los organismos internacionales no deben descuidar el carácter sistémico de la crisis, deben comprender que no solo los países en vías de desarrollo están en crisis y que ésta afecta a todos por igual, a países ricos como a países pobres, a los del Este como a los del Oeste, a los del Sur como a los del Norte. Además, la crisis no solamente es económica, sino también social, cultural, moral, ética. Es una crisis de civilización, con la particularidad de que su radio de acción no solo alcanza únicamente al género humano sino que amenaza con extinguir a todos los seres vivos del planeta.
Con fines educativos es necesario recordar que la crisis que estamos viviendo no ha sido provocada por la evolución de la naturaleza, sino por el pensamiento humano, por la ciencia, por la técnica y por la razón con los que hemos “construido” (y destruido) este mundo. Es una crisis de pensamiento que ha desligado al hombre de la naturaleza, es más, el hombre la ha convertido en su enemiga a la que hay que “dominarla” para arrancarle sus frutos, para eso ha servido la ciencia y la tecnología, para envenenarla, destruirla, despojarla, y últimamente para intervenir directamente en su procesos de evolución a través de la investigación genética. En este contexto, a través del financiamiento de proyectos específicos, las agencias de cooperación deben ayudar a este cuestionamiento impostergable de la epistemología y la Ontología de la ciencia moderna, con las que hemos generado un conocimiento positivista y construido esta sociedad del “bien estar” en función de un consumismo irracional y de la negación ética del ser humano.
· La cooperación internacional debe estimular para que las políticas educativas se sustenten en valores éticos y morales esenciales a la identidad Latinoamericana, en la perspectiva de contribuir a lograr un ciudadano consciente de su rol en el desarrollo de los países y de la región. Algunos de estos valores, tomados del Pronunciamiento Latinoamericano por una Educación para Todos[1], son los siguientes:
o El valor supremo de la persona y la búsqueda de un sentido de la existencia humana.
o El sentido comunitario de la vida característico de nuestras culturas, principalmente las indígenas.
o La multiculturalidad y la interculturalidad.
o La apertura y valoración de formas de conocimiento y de aproximación a la realidad que trasciende la racionalidad instrumental.
o La libertad entendida como una conquista sobre nuestros egoísmos y los de los demás, como construcción de la autonomía de la persona y de su sentido de responsabilidad, como superación de todas las opresiones mediante la comprensión del opresor y la disposición a compartir con éste la tarea de construir un mundo para todos.
o El trabajo como medio de realización personal y por ello derecho fundamental.
o La búsqueda del otro en la construcción de un nosotros que fundamente el sentido ético de la vida humana y la presencia constante de la utopía y la esperanza
· América Latina y el Tercer Mundo no quieren más de lo mismo, es decir, no requieren apoyo financiero y técnico para continuar con un modelo pedagógico obsoleto. En esta línea, la cooperación debe jugar un papel muy importante en la transición de los currículo tradicionales a modelos más sostenibles, esto es, de aquellos centrados en la memorización de la información a los que privilegian la investigación y la construcción del conocimiento, pues los hábitos, destrezas y habilidades necesarias para aprender a aprender deben adquirirse en los niveles de la educación escolarizada, primaria, secundaria y universitaria.
· No a las iniciativas regionales y mundiales que han reducido erróneamente el concepto de calidad educativa a lo que significa únicamente ampliación de la cobertura, ampliación del acceso, disminución del porcentaje de analfabetismo, a la eficiencia o la eficacia. Cantidad sin calidad tiene muy poco sentido cuando se trata de formación de los seres humanos, tergiversa las reales finalidades, confunde lo accesorio con lo esencial, no prioriza lo importante frente a lo urgente.
· La débil imagen que sobre la solidaridad de los países del Norte tenemos en los países del Sur, tiende a desaparecer cuando pensamos que la mayoría de países de América Latina deben destinar anualmente al pago por los servicios de la deuda externa (léase intereses) entre el 40% y el 52% de sus presupuestos curiosamente a los mismos países “donantes”. Todo esto sabiendo que hasta la actualidad los países de la región han cancelado en esta línea aproximadamente un 800% sobre lo prestado, y que los países “donantes”, inmoral y sistemáticamente siguen apretando las economías débiles de los pueblos latinoamericanos a quienes dicen “ayudar”. En este contexto y con una renovada conceptualización de la solidaridad internacional, las agencias de cooperación deben coadyuvar sus esfuerzos por que la deuda se transforme en recursos frescos a invertirse en educación y desarrollo humano en general.
· Entonces, la solución al subdesarrollo educativo en América Latina y los países del Tercer Mundo, no está en que nos “donen” más dinero para aumentar la deuda externa y continuar agravando nuestra situación financiera (es curioso, pero los países prestamistas aparecen como países donantes). Muchas veces estos dineros han sido vistos como parte de la “troncha” o del pastel al servicio del o los partidos políticos de turno, por lo que los proyectos son manejados, no precisamente por profesionales idóneos, serios y responsables, sino por personas sin el perfil requerido, con el único mérito de pertenecer a las esferas altas del círculo de gobierno. Las agencias multilaterales, jamás se han hecho responsables de los resultados del proyecto, y en la mayoría de las experiencias en América Latina, éstos han sido negativos para la sociedad y el medio ambiente.
· Las agencias internacionales deben dejar a un lado esa visión sectorial del desarrollo educativo, de tal manera que los problemas de la educación en América Latina no se resuelven con la intervención exclusiva en este sector, es un problema que requiere ser atacado desde varios frentes: social, económico, cultural. Más aun si tenemos la convicción de que la educación es un importante medio de redistribución económica y de acceso a niveles básicos de bienestar social. Un analfabeto que ha adquirido la herramienta de la lectoescritura en los países del Sur, no tiene garantizada una vida decente, necesita de otras herramientas y bases económicas mínimas. Inclusive para aprender a leer y escribir necesita de una base económica mínima. Todos estamos de acuerdo en sostener que la educación es un factor importante de equidad social, pero en el contexto actual de América Latina también es importante reconocer que un nivel básico de equidad social es condición necesaria para que la acción educativa sea exitosa.
· Es necesario reforzar la concepción del mundo desde la diversidad, lo que significa considerar las especificidades propias de cada país, pues no es racional formular las mismas políticas educativas para todos los países en desarrollo (pensamiento único), desconociendo su historia, su cultura y sus propias direccionalidades. Lo diverso y lo específico en el discurso del desarrollo educativo, implica que cada país debe pensar en SU desarrollo, en SUS formas de desarrollarse, construyendo sus políticas desde adentro, desde su propio contexto, con la participación de todos los implicados, claro está, en el marco de las imprescindibles relaciones internacionales a nivel regional y global.
· La cooperación internacional para el desarrollo educativo en América Latina debe recuperar lo “público”, en consecuencia debe fortalecer la institucionalidad del estado y de sus organismos específicos, y no tratar de denigrarlos y destruirlos en la perspectiva de potenciar al subsistema de educación privada.
· Es necesario ampliar el horizonte temporal de la cooperación internacional, pues el desarrollo educativo requiere de mayor tiempo que el desarrollo físico, situación que exige de las agencias de cooperación revisar sus enfoques de proyecto y de corto plazo, y actúen con visión de mediano y largo plazo. No se puede esperar resultados de un día para otro.
· La participación de la mayor cantidad posible de implicados, debe ser una condición básica al momento de decidir el financiamiento de los proyectos de desarrollo educativo por parte de las agencias de cooperación, pues éste es el mecanismo más adecuado para determinar su grado de legitimidad y niveles de coherencia con los problemas y necesidades del entorno.
· Promover la coordinación entre los organismos internacionales, de esta manera se evitaría la duplicación de esfuerzos y el despilfarro de recursos.
· Las agencias internacionales de cooperación deben exigir como condición esencial para financiar proyectos, transparencia y disponibilidad total de la información. No se puede seguir manteniendo en la clandestinidad a los proyectos de cooperación internacional en América Latina, la ciudadanía demanda mayor información en la posibilidad de empoderarse del proyecto y de participar no solamente como receptora de beneficios sino como sujetos capaces para diseñar su destino. Es necesario que exista toda la información posible a disposición de la población, para lo cual se pueden utilizar una diversidad de medios: radio, televisión, páginas Web, prensa escrita, etc. Etc. Se debe convocar a la gente para decidir lo que se va hacer, para informar lo que se está haciendo, cómo se está haciendo, con qué recursos, cuáles son los expertos que están trabajando, cuánto le cuesta al país su participación, et. Etc. Cómo hablar de participación ciudadana cuando la gente desconoce de estos procesos?.
· En los países del Norte no se debe confundir las finalidades de la cooperación al desarrollo con sus políticas de empréstitos o de promoción de sus sistemas empresariales, pues mientras la cooperación se debe sustentar en principios estrictamente de solidaridad y ayuda a los que no disponen de recursos y se encuentran atravesando por momentos realmente difíciles, la segunda opción significa establecer relaciones comerciales que naturalmente se orientan al lucro y la ganancia.
[1] Disponible en: www.fronesis.org/prolat.htm

14 de juny 2005

Un saludo y un articulo

Hola Compañeros les hago llegar un articulo que me resulta interesante.
Felicitaciones por su iniciativa.


http://www.enn.com/today.html?id=7935

Who Owns the Earth? -- An ENN Commentary

June 13, 2005 - By Steven J. Moss, San Francisco Community Power

The first time it happened I was on a rafting trip with my wife, Debbie. "What's this," she asked, holding a glass bottle she'd picked out of the rocks. I took it from her, and my heart beat a little faster. It was an antique liquor bottle stamped with the date "1856," a prized artifact from the Old West. "Let me see that," said our guide, who, because of his age and river wisdom, we'd nicknamed "Old Man River." "I've been rafting this river twenty years and I've never seen an intact bottle like this. Must've been dislodged by the rains." He took it from me. "Best to leave it here at the river where other people can come across it," he said, as he squatted down and wedged it between the rocks.

I grimaced at his back - although my wife had found it, I wanted to take it with me; own a piece of history. As if reading my mind Old Man River stood up, brushed his hands on his shorts, and said to the sky, "a single person can't own history; it belongs to everybody." I thought about what he said for a moment, but still wanted that damn bottle.

The second time I was on a wilderness hike in Mexico with a group of friends. We were sitting on a beach, cleaning the fish we'd caught, when our guide walked up to us with a huge smile and a cylindrical object in his hand. "Look what I found," he said, holding out a small vase-shaped object the color of dull salmon. "I think it's an Indian pot, maybe a few hundred years old." I licked my lips in envy, "what are you going to do with it?" "Give it back to the tribe," he responded without hesitation, "it belongs to them."

The rest of the trip I kept my eyes glued to the ground, searching for artifacts that I could smuggle home, forgetting about the wild beauty around me. I found nothing. Later, after we'd canoed back to the Indian village from which we launched, our guide handed the pot to a tribal elder. He told us, in Spanish, that he'd never seen an object like this; only heard about its use in ancient ceremonies. He thought it might be eight hundred years old. "We'll keep this pot for our children," he said, his eyes moist, "so that they can see how their ancestor's lived." I was glad they had the pot, but knew I wouldn't have given it so willingly.

My internal lust to own old found objects is not altogether different from the external struggles over ownership that define environmentalism. At one end of the continuum, Americans strongly believe in the right to own, and sell, almost everything, from cleaning products that emit health-damaging volatile organic compounds to nature itself, in the form of large tracts of private property populated by wild animals. Where we draw the line between what can be owned and what cannot defines how strongly we feel about environmental protection, and about the common good.

Today we can own gas guzzling heavy-weight vehicles that, depending on how much they're used, emit hundreds of pounds of polluting and greenhouse gas emissions. We can own, and readily discard, mounds of plastic used temporarily to carry around items or to package other commodities. And we can own large sways of acres that, with a few exceptions, we can do pretty much what we want with.

Of course none of these things can really be owned forever. Even the objects that are mine - my new Mini Cooper convertible; the computer I'm writing with - are really only temporary companions. We'll part company some day. Which makes our collective lust for objects quixotic. How can I own an object that will last longer than I do? And if that object harms the planet I live on, or puts by daughter's future at risk, who really owns who?

I don't know how I'll feel or act the next time I come across an ancient found object. I hope, though, that if its meaning spans more than a moment that I'll leave it where it lies, or carry it to a place where it belongs.

____________________

Steven Moss is the publisher of the Neighborhood Environmental Newswire. He serves as Executive Director of San Francisco Community Power, www.sfpower.org.

Source: An ENN Commentary

** NOTICE: In accordance with Title 17 U.S.C. Section 107, this material is distributed, without profit, for research and educational purposes only. **


Nuevo Email: welsh@catunesco.upc.edu
Mtro. Carlos Manuel Welsh Rodríguez
Candidat a Doctor, Sostenibilitat, Tecnologia i Humanisme
Càtedra UNESCO a la UPC
Tecnologia, Desenvalupament Sostenible, Desequilibris i Canvi Global
www.catunesco.upc.es
Obsevatori de la Sostenibilitat
Edifici Vapor Universitari
Carrer Colom No.114, 08222
Terrassa, BCN.
ESPAÑA
TEL. 34-93-731-3227
FAX. 34-93-739-8032

13 de juny 2005

Desarrollo humano y capacidades

Capability and Sustainability Centre
http://www.st-edmunds.cam.ac.uk/csc/

Human Development and Capability Association
http://fas.harvard.edu/~freedoms

Y Congreso:

http://www.fas.harvard.edu/~freedoms/index.cgi?pageBody=september_conference

10 de juny 2005

Internet y comunicación social

Experiencias de "Internet y Comunicación social"
También encontrarás artículos interesantes sobre Nuevas Tecnologías y educación.

07 de juny 2005

E-alternativas

Las TIC y internet pueden ser instrumentos para la concienciación y la transformación social:

http://www.redconvoz.org/informativo.php

01 de juny 2005

La rebelión

Hola!

Comparto con ustedes un poco de revolución vegetal!

http://www.storewars.org/flash/index.html

Quiza no estemos tan lejos de que el planeta se rebele contra todo lo que hemos hecho sin racionalizar las consecuencias.

Saludos,
Yazmín

Ecosferas: La NASA pone "vida" en el mercado

Noticia en www.noticiaspyme.com/sec/sec.ntec/noti_tec.asp?idn=77427&pon=1&ids=10

La NASA pone "vida" en el mercado

"El mundo me llegó por correo. Venía en un caja con la etiqueta de 'frágil' (...), era una esfera transparente (...) con vida en su interior", escribió Carl Sagan en 1986. Reviviendo ese relato, la Nasa ha desarrollado ecoesferas para transportar, en un futuro, ecosistemas a planetas como Marte. Hoy la empresa Ecosferas de EE.UU. vende por correo e internet estos micromundos, que incluyen algas y pequeños camarones. Cuestan 97 euros.

El objetivo final del proyecto de la agencia espacial es conseguir instalar sistemas cerrados que permitan cubrir las necesidades de agua, aire y alimentos de los astronautas que aterricen en un planeta, para que puedan vivir en una especie de ’ecoesferas’ de tamaño gigante. Para la NASA, la ecosfera es como un planeta Tierra a pequeña escala, y los camarones, la especie humana.
Cada ecoesfera es un huevo de cristal, herméticamente cerrado, donde viven unas algas, bacterias y cuatro camarones. Un mundo científicamente perfecto donde la luz ha permitido surgir la vida. Es una ecoesfera, un completo ecosistema que, tratado con ciudado, podré ver crecer durante los próximos cuatro o cinco años.
Tras varios años vendiendo las esferas en EEUU, la empresa que las comercializa ha abierto una planta de ’fabricación’ de los ecosistemas en Alemania, con lo que se ha abierto la puerta al comercio europeo. En un plazo de dos semanas para los modelos más grandes, cualquier persona puede tener su propio y personal ’mundo’ en casa.
En el dossier de prensa, al quye se puede acceder entranbdo en la página http://www.ecosferas.com/, se explica que los científicos han elegido camarones, que se alimentan de algas y bacterias que encuentran en el agua, y que no suelen mostrar una conducta agresiva entre sí, para demostrar como podrían reaccionar los humanos.



Algú vol el seu propi ecosistema, per a la tauleta de nit?
Si se'n porta un ecosistema marí, li regalem un de tropical.
Ràpid, que s'extingueixen...